sábado, 6 de junio de 2009

Los efectos del chocolate

Por: Agencias, Domingo, 21 de Septiembre de 2008
Adicción, enamoramiento, disfrute, pasión, excitación, apapacho y goce, el chocolate es un alimento que a pesar de las controversias que ha desatado entre las creencias populares y los estudios científicos, produce ciertos estímulos en el cuerpo
CIUDAD DE MÉXICO
Ese sabor dulce y a veces amargo, estimula los sentidos de quien lo prueba, produciendo placer o gozo, ya sea por su textura, su aroma o su degustación, según se explica en la nota "Nos gusta tanto el chocolate?", publicada en la revista "Algarabía", en su último número.
Según la creencia popular, explica la publicación, el chocolate puede provocar acné, obesidad, alergias, caries y adicción.
publicidad
Sin embargo, estudios científicos recientes han demostrado que este alimento contiene importantes nutrientes para el organismo como son: magnesio, hierro, potasio, sodio, calcio, vitamina A y, en menor medida, complejo B, además de proteínas.
Las sustancias que este rico alimento proveniente del cacao mexicano, produce ciertos efectos en el organismo de quien lo consume, como son tranquilidad, euforia, felicidad y sedación.
Esto se debe al aminoácido llamado "triptófano", que después de ingerirse va directo al cerebro donde propicia la segregación de serotonina, un neurotransmisor que provoca sueño y da la sensación de tranquilidad, paz y felicidad.
Asimismo, posee una anfetamina natural llamada "feniletilamina", que cuando llega al cerebro produce euforia y bienestar emocional, de ahí que cuando una persona se siente triste o deprimida, sienta el deseo de consumir chocolate.
Otra sustancia que posee esta golosina, es un compuesto químico denominado "anandamida" que también se encuentra en la mariguana y que provoca una sensación de relajación, siempre y cuando se consuma en grandes cantidades o en estado puro.
Como efecto estimulante, el chocolate produce en quien lo consume agilidad mental debido a los altos niveles de carbohidratos y a la "teobromina", un alcaloide, similar a la cafeína, que afecta al sistema nervioso central y funciona como diurético.
En tanto, investigaciones realizadas en el Departamento de Enfermedades Crónicas y Epidemiología, del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente, en Holanda, mostraron que el chocolate es una buena fuente de antioxidantes, entre ellos los "polifenoles" (flavonoides), sustancias que durante años se consideraron antinutricionales y con efectos negativos sobre la digestión.
Hoy, estas sustancias han suscitado gran interés debido a que se han revelado como poderosos compuestos que protegen a las células contra radicales libres (químicos que generan envejecimiento y cáncer), además de que evitan que el colesterol dañino se fije a las paredes de las arterias, de modo que disminuyen problemas circulatorios.
Los resultados de este estudio, publicado en la revista médica, "Lancet", señalan que la polémica desatada durante décadas sobre si el chocolate provoca obesidad, está llegando a su fin.
Con excepción de quienes están genéticamente predispuestos a sufrir obesidad y pese a la gran densidad energética del derivado del cacao, explica la publicación, el gran consumidor de chocolate parece no tener mayor riesgo de sobrepeso que el común de los mortales.
Se ha comprobado que en niños obesos sometidos a dieta puede actuar como una especie de premio (la ración deberá ser mínima) que proporcione placer y le ayude a soportar las restricciones alimenticias a las que esté sometido.
En cuanto a que este alimento produzca acné, el estudio señala que no hay bases científicas que comprueben tal relación; la aparición de barros y espinillas, opinan los expertos, se debe fundamentalmente a factores hormonales o genéticos, como ocurre durante la adolescencia.